Datos personales

Mi foto
Asturias, Spain
Javier Cosnava nació en Hospitalet de Llobregat, aunque reside en Oviedo. Ha publicado en papel 4 novelas como escritor en editoriales como Dolmen o Suma de Letras; también 5 novelas gráficas en España y Francia como guionista de cómic. Ha colaborado en 9 antologías de relatos: 7 como escritor y 2 como guionista. Ha ganado 36 premios literarios, destacando el Ciudad de Palma y el premio Haxtur del Festival del Principado de Asturias. Puedes seguir su obra en: http://cosnava.wordpress.com/

miércoles, 4 de abril de 2012

5. Los abusos sexuales a Marilyn Monroe en un cuento de Cosnava y el libro Vintage 62



Poca gente sabe que Marilyn Monroe, cuando aún se llamaba Norma Jeane Baker y a la tierna edad de 9 y 12 años, sufrió dos agresiones sexuales. Los historiadores creen que la segunda llegó a ser completa (de forma eufemística y por respeto quería evitar el término “violación” pero es mejor llamar a las cosas por su nombre).


De resultas de todo ello, la pequeña Norma Jeane fue durante muchos años una niña retraída, tartamuda, acuciada por las pesadillas, de las que se despertaba chillando en medio de la noche, despertando a sus compañeras en el orfanato.


Sobre este asunto y siguiendo con el tema del maltrato a las mujeres que ya iniciara con mi novela “De los Demonios de la Mente” (Ilarion, 2009), he escrito un cuento llamado “La niña subida a su atalaya”. No se trata por supuesto de una relación pormenorizada de los abusos (que nadie necesita imaginar ni menos leer) sino más bien un relato onírico sobre una Marilyn antes de ser Marilyn perdida en una cárcel de dolor y rabia que los mayores han construido para encerrarla.

Esta historia va a salir a la venta en los próximos días en papel junto a otros cuentos o novelas cortas de otros once autores.

A continuación, la portada de este proyecto, que lleva el título de “Vintage 62”. En él no sólo encontraréis relatos sobre Marilyn sino sobre diversos iconos del arte, la cultura o la ciencia que murieron en el fatídico año 1962; gente como (entre otros) Charles Laughton, William Faulkner, Hermann Hesse, Tod Browning o Niels Bohr, uno de los padres de la bomba atómica.


Quiero agradecer la confianza depositada en el proyecto por Rodolfo Martínez, conocido escritor y propietario de la editorial Sportula.

Asimismo, destacar la labor de Alejandro Castroguer, coordinador del proyecto y buen amigo.

Por último, mandar un abrazo al resto de autores del libro, que han escrito unas historias maravillosas que, a día de hoy me estoy leyendo (sí, yo ya lo tengo en ebook) jajaja. En alguna entrada posterior hablaré de mis compañeros en este proyecto y de sus historias.

Para acabar, os dejo un pequeño fragmento del cuento “La Niña Subida a su Atalaya”.

            Norma Jeane besa a Gladys en la mejilla. Los mayores hace tiempo que le han puesto el sobrenombre de “ratón”. Parece que se debe a que nunca habla, salvo con niños de su edad, aunque ella no ve la relación del apodo con su silencio. Un trabajador del orfanato cree que la dificultad de Norma Jeane para comunicarse con adultos, así como el leve tartamudeo que ha comenzado a desarrollar, es producto del ataque del señor Kinnell, que nadie sabe hasta dónde llegó a forzarla. La pequeña está sufriendo mucho en el centro donde está recluida. Apenas duerme, tiene pesadillas de las que se incorpora de un salto, empujada por la adrenalina, con deseos de salir corriendo, huir lejos, a cualquier parte. Es un síndrome de adaptación ligado al estrés postraumático. Por desgracia, no es demasiado extraño verlo en víctimas de abusos sexuales.
            —¿Qué llevas tan bien recogidito bajo el brazo, Norma Jeane? ¿Un dibujo? ¡Vamos, ratón vergonzoso, enséñalo!
            Un campo yermo, sin un árbol ni una flor. Una niña muy rubia sentada al borde de un precipicio. Frente y sobre ella, un sol demasiado grande.
               —Muy bonito —dice Gladys, sonriendo.
            —¿Qué hace esa niña? —pregunta la amiga de mamá.
            Norma Jeane abre mucho los ojos y la contempla con desdén desde el fondo de sus pupilas azules. Se diría que está furiosa, pero vuelve a sonreír al instante. Algún día dejará de hacerlo, se promete. El día que se suba muy alto, hasta que brille más que las estrellas del firmamento. Allí, desde su atalaya, fingirá que no es ella misma, y será famosa, rutilante, perturbadora, deseada. Y se hará llamar Marilyn, añadiendo un apellido que suene bien en Hollywood, como Astaire, Crawford, Garland... esos nombres inventados que llevan los grandes del celuloide. ¿Tal vez Monroe, el apellido de soltera de su madre? Sí, Marilyn Monroe suena muy bien. Será, pues, Marilyn Monroe la que se suba a la cima del mundo, sirviéndose de su encanto, de la locura, de su atractivo, de su sexo, del odio y de una falta crónica de amor, para evadirse del cuerpo de Norma Jeane y abandonarse para siempre al sueño.


COSNAVA:
Escritor. 1936Z LA GUERRA CIVIL ZOMBI
(Noviembre 2012 SUMA DE LETRAS)

WEB:             www.cosnava.es.tl

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Javier. Lo comparto en Google+.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jaume! A ver si me pongo las pilas con el Google+. Tengo que acostumbrarme a entrar más porque, como decíamos, es mejor que el viejo facebook!!!

      Eliminar