Datos personales

Mi foto
Asturias, Spain
Javier Cosnava nació en Hospitalet de Llobregat, aunque reside en Oviedo. Ha publicado en papel 4 novelas como escritor en editoriales como Dolmen o Suma de Letras; también 5 novelas gráficas en España y Francia como guionista de cómic. Ha colaborado en 9 antologías de relatos: 7 como escritor y 2 como guionista. Ha ganado 36 premios literarios, destacando el Ciudad de Palma y el premio Haxtur del Festival del Principado de Asturias. Puedes seguir su obra en: http://cosnava.wordpress.com/

lunes, 30 de abril de 2012

10. ¿QUIÉNES SOMOS NOSOTROS LOS CHARNEGOS?


Este pasado viernes (27 de abril) salió a la venta la nueva novela gráfica de mi amigo Rubén del Rincón. Se llama ENTRETELAS y la publica ediciones la Cúpula. Un libro maravilloso.



En el prólogo de la misma podréis leer un pequeño cuento que he escrito a modo de presentación hacia un cómic que es un sentido homenaje a las ciudades del arrabal de Barcelona donde crecimos nosotros, los castellanos nacidos en Cataluña.


Espero que os guste.


CHARNEGOS
             Mi padre conoció a Agustín hace muchos años. Cuando el extrarradio era nuestro, cuando Cataluña era sólo de los catalano parlantes y nosotros, los inmigrantes, éramos “charnegos”.          

            —¿Somos charnegos? —dijo un día Agustín, mirando en dirección al cielo, que hay quien dice que es como mirar a ninguna parte.
            —¿Charnego yo? Y unos cojones así de gordos —dijo mi padre, separando muchos los brazos.
            Jaime no era un hombre de muchas palabras. Sabía que a las zapatillas deportivas por aquí les llamamos “bambas”, que salir del trabajo es “plegar”, que nos gusta poner artículos a los nombres y que Ruben es “el Ruben”, que Jaime es el “Jaime” y que Agustín es “el Agustín”. Ambas lenguas llevan mucho tiempo a caballo la una de la otra y ya nadie sabe quién es corcel y quién caballero. Tal vez sólo el palafrenero lo sepa, ese que coge de las riendas su trabajo en la fábrica y que, después de “plegar” va con sus hijos, “el Carlos” y “la Ana”, a comprarles unas “bambas”.
            Mi padre murió de infarto hace ya veinte años. No vivió para ver la transformación de una sociedad donde teníamos que ahorrar meses para comprarnos un Geyperman a una donde nos atiborramos en los Todo a 1 Euro de objetos de bajo costo que no necesitamos. No vivió para ver a unos niños que pueden comprarse un chándal y unas “bambas” cada semana, muy distintos a su hijo, que llevó a la clase de gimnasia durante dos años el escudo de un equipo de fútbol que detestaba porque no podía comprarse un chándal nuevo hasta gastar el viejo. Y es que gastar por gastar no era propio de charnegos.
            —Pues yo soy charnego —le dije un día a mi padre, mientras mirábamos los toros en la 1.
            —¿Charnego tú? Y unos cojones así de gordos.
            Mi padre no sabía lo que significaba esa palabra, o no por completo. Pero la había oído en tono despectivo de labios de demasiada gente y sabía que no podía ser nada bueno. Yo no podía explicarle que algo que empezó siendo despectivo puede dejar de serlo. Los charnegos somos aquellos cuyas familias han venido de fuera de este país hablando la lengua de Cervantes. Y aún la hablamos. En el tránsito, hemos pasado a ser charnegos y catalanes, porque catalán ya no significa tampoco lo mismo, y ahora se puede ser catalán y castellano parlante. Las fronteras han dejado de tener sentido, y aún menos las lingüísticas.
            Jaime murió en los años noventa, ya lo he dicho. Pero nos queda Agustín, y Agustín es todos los hombres que una vez fueron “charnegos” y un día descubrieron que eran charnegos. Las comillas sobraban. En las páginas de este cómic, dibujado magistralmente por su hijo, descubriréis cómo sufrimos para llegar a final de mes y quiénes somos. No es poca cosa, podéis creerme.
            Un día, dentro de no mucho, Ruben y yo pasearemos con nuestros hijos por esa nueva Cataluña que se está formando. Ésa en la que conviven catalanes, “sudacas” (otra palabras que acaso un día deje de ser peyorativa y no necesitará comillas), inmigrantes del este, del oeste, del norte, del sur... Nuestros hijos sabrán que todos somos catalanes pero no podrán dejar de percibir que cada uno es de su padre y de su madre. Y entonces preguntarán.
            —¿Nosotros, quiénes somos?
            No sé si responderá Ruben o lo haré yo. En confianza os digo que pienso que será él, que luego de exhibir una sonrisa burlona entenderá que es el momento de decir una frase de las suyas, con esa gracia natural que Dios le ha dado. Pero yo le ayudaré, abriré mucho los brazos para que los suyos y los míos dibujen un enorme círculo alrededor de nuestros retoños. Y sonreiré hasta desencajar mi mandíbula, dejaré que mis labios se estiren y se agrieten hasta sangrar cuando le oiga decir:
            —Nosotros, niños, somos charnegos. Los que tenemos los cojones así de gordos.



COSNAVA:


1936Z LA GUERRA CIVIL ZOMBI
(Noviembre 2012 SUMA DE LETRAS)

WEB:             www.cosnava.es.tl

martes, 24 de abril de 2012

9-La Colección Conspicua y El Espíritu del Lince

Artículo de este mes en los Periódicos de las cuencas asturianas Ciudad Lineal y Comarca Caudal. Reseña ASTURIAS LITERARIA 


jueves, 19 de abril de 2012

8. Javier Pellicer y su novela El Espíritu del Lince



Es la primera vez que leo una novela sobre la guerra de los cartagineses contra Iberia. Todas las novelas que se sitúan en esta época comienzan cuando Aníbal, poseedor de media península ibérica, dirige su mirada hacia Roma y se produce un enfrentamiento épico y mil veces repetido. El Espíritu del Lince nos lleva unos pocos años antes, al momento en que los pueblos de Hispania viven en libertad, ajenos a Roma pero también a Cartago.

Ése es el primero de los aciertos de la novela. A menudo, los escritores caen en el error de tratar con benevolencia la figura de Aníbal y criticar veladamente el imperialismo romano. Ambos imperios eran igualmente terribles y la única cosa que los diferenció es que uno ganó y el otro perdió. Los hispanos, en medio de unos y otros, estábamos condenados a perder de cualquier forma.

El segundo acierto es su protagonista, Icorbeles, un guerrero íbero elegido por los dioses para una gran misión que está condenado a cumplir por más que se pase toda la novela malinterpretándola. Entre cruentas batallas y encendidas pasiones, luchando por su patria en diversos frentes de batalla, Icorbeles consigue despertar nuestra empatía con su alto sentido del honor y hasta con sus contradicciones; pronto, sus errores o fracasos los hacemos nuestros. Soñamos ser otro, transportados por esa magia llamada literatura.

Una magia que Javier urde y desgrana como con el pulso firme del verdadero taumaturgo.


Narrada con una sencillez magistral, sabiendo soslayar con habilidad el maniqueísmo de esos personajes planos a los que nos obliga la novela histórica que se vende en España, creo que la editorial Pàmies ha hecho un descubrimiento de primer orden con este joven escritor valenciano. Un autor que tiene mucho futuro. Si es que no es ya presente con este Espíritu del Lince que traspasa sus páginas para entregarnos un libro con regusto a verdadera novela de aventuras, esa que a golpe de espada (perdón, falcata) nos entrega tardes de satisfacción inolvidables y nos enseña a amar la historia de España.


COSNAVA:


1936Z LA GUERRA CIVIL ZOMBI
(Noviembre 2012 SUMA DE LETRAS)

WEB:             www.cosnava.es.tl

martes, 17 de abril de 2012

7. En defensa de la monarquía española



(Este artículo que sigue, salió publicado a mediados del 2008 en los periódicos de las cuencas asturianas CIUDAD LINEAL Y COMARCA CAUDAL)


Ser monárquico no está de moda. Criticar los gastos que la Casa Real ocasiona al erario público, quejarse de sus muchos viajes, de sus vehículos, adornos, vestimentas... eso es un signo de modernidad, de lo “cool” que somos, de cuánto nos preocupamos de que el universo sea sostenible y que las injusticias desaparezcan sobre la faz de la tierra. Hoy es prácticamente imposible, al menos entre la juventud y la gente de mediana edad, encontrar a alguien que defienda espontánea y lúcidamente lo que sea que hace un Rey como el de España porque, en primer lugar, casi nadie sabe cuál es su verdadera tarea en el organigrama del estado.

¿Qué hace un rey? ¿Se tumba al sol en las playas de Mallorca? ¿Va con su barquito de acá para allá? ¿Viaja al Japón de visita oficial y come sushi a carrillos llenos? ¿Va a reuniones como La Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado para gritar al personal: "¿Por qué no te callas?"

Muy atrás queda su nacimiento, en el año 1938, encarnado en un mozalbete de 3 kilos y 500 gramos en el que confluían las dos líneas dinásticas de los Borbones, separadas tras la muerte de Fernando VII, y que fueron el germen de las Guerras Carlistas. Ya por entonces, algún observador lúcido pudo anticipar que en esa refundación se vislumbraba un destino extraordinario. Pero ese destino no eclosionó hasta el año 1975, cuando, tras aguardar largo tiempo a la sombra del agónico Caudillo, dio su primer discurso como monarca, en el que rompía con el Franquismo con sutileza, por un sistema aún más sencillo que enfrentarse a él: ignorando las señas de identidad y la fraseología periclitada del Movimiento, como si su tiempo se hubiese acabado abruptamente. Y así era, aunque algunos no quisieran entenderlo, porque Don Juan Carlos, ya en esa primera ocasión, demostraba maestría en la diplomacia y en la conducción de los asuntos más complejos, una mano izquierda que siempre le ha acompañado. De esa misma forma, exhibió visión de futuro al poner a Adolfo Suárez al frente del gobierno, cuando todos le creían un funcionario menor del tardo-franquismo y él adivinaba la sombra de un gigante que sería capaz de guiar a nuestro país hacia la democracia, aún a través de un camino de espinas que Don Adolfo sortearía con la gracia y habilidad de un funambulista.

Pero el tiempo de Suárez ya pasó, la democracia está firmemente arraigada y acaso el tiempo del rey Juan Carlos haya pasado también y ya no sirva sino para malgastar nuestro dinero.

Pero eso sólo lo que parece. El Rey, en el seno de la Monarquía Constitucional Española, hace algo fundamental que a todos nos pasa desapercibido:

EVITAR QUE LLEGUE UNA TERCERA REPÚBLICA.

Una democracia sin Rey para España es una utopía hermosa en la que fantasean algunos, y en su sueño están ausentes ciertos tipejos de sangre azul, más o menos campechanos, que se gastan el dinero de los impuestos de los españoles (insisto en el asunto crematístico pues es la frase estrella de los críticos a la monarquía). Pero esto no sólo es una falacia sino un reduccionismo. Porque lo cierto es que la República es otra cosa. La República es por encima de todo un sistema en el que un hombre es votado por el pueblo para ser Jefe de Estado (Presidente de la República) mientras que el puesto que ocupa hoy Zapatero pasa a ser un puesto secundario llamado Primer Ministro. Aludo, desde luego, a la suerte de República que hubo en España o, por ejemplo, la francesa, ambos regímenes semi o totalmente presidencialistas.

Este hombre, este Rey-presidente, tiene atributos y funciones a los que Juan Carlos I renunció de motu propio para instaurar en nuestra democracia un sistema más justo y cabal. Un Rey-presidente, siguiendo el ejemplo, el de la República francesa, designa al Primer Ministro aunque no tenga mayoría en el Parlamento, puede convocar elecciones y disolver las Cortes, organizar la política exterior y la interior, etc. En caso de cohabitación, es decir, que el partido del Presidente no pueda gobernar de facto por no tener mayoría de diputados, se reparten los poderes entre Presidente y oposición, quedando el Jefe del Estado centrado más en la representación en el exterior y/o repartiéndose bofetadas los unos con los otros.

Además, un Presidente de la República acarrea tantos o más gastos que nuestro Rey. ¿Alguien sabe lo que pueden llegar a gastar Sarkozy y la Bruni? Por otra parte, ¿os imagináis una España con Rodríguez Zapatero controlando el Parlamento y José María Aznar de Presidente de la República? ¿Cuántas tensiones podría acarrear una combinación semejante?; ¿o a Rajoy cohabitando con Felipe González en la Presidencia? Hoy en día, gobernando un partido y el otro en la oposición, ya saltan chispas, pensad qué pasaría si se tuvieran que pelear por cada centímetro de poder “real”.

Por si esto fuera poco, la elección del Presidente de la República no es tan lineal con las elecciones que conocemos y a menudo suceden sorpresas, porque en un electorado como siempre descontento con sus políticos, la gente a menudo tiende más hacia la izquierda o hacia la derecha, pudiendo acabar de candidato en la última vuelta un ultraizquierdista o un ultraderechista como Le Pen en Francia, jugándose en la última votación convertirse o no en Jefe de Estado.

Desengañémonos, España no está preparada para una tercera República ni lo estará en mucho tiempo. Un Rey es más barato y su función es tan difusa que no interfiere en las tareas de gobierno. Un Rey es lo que necesitamos, mal que nos pese, y como Don Juan Carlos es humano y por tanto su existencia necesariamente finita, debemos acostumbrarnos a ver a Felipe y a nuestra Letizia como monarcas futuros y visualizarlos más allá de la abstracción que hacemos hoy en día. El padre se ha labrado un prestigio que el hijo no tiene y acaso nunca tendrá por no tener que vivir situaciones tan extraordinarias como las que vivió España en el pasado; por eso, cuando falte el primer monarca de nuestra historia reciente, es necesario que confiemos en la institución de la Monarquía más que en la persona que la represente. Felipe ya tendrá tiempo de capear temporales en solitario y ganarse sus propiosgalones.

No creáis, sin embargo, que yo soy un defensor a ultranza de la Monarquía, los Reyes son unas figuras muchas veces discutibles, pero hay una cosa que me gusta menos que un Rey: la posibilidad de que un día no lo tengamos para equilibrar las fuerzas de nuestro sistema constitucional; la posibilidad de que en cierto momento, el Rey, un Rey, uno de estos Borbones regatistas en Mallorca, nos falte, y alguien, enarbolando la vieja bandera de la República, nos deslumbre con su retórica y nos aleje de la paz social que tanto nos ha costado conseguir.



COSNAVA:


1936Z LA GUERRA CIVIL ZOMBI
(Noviembre 2012 SUMA DE LETRAS)

WEB:             www.cosnava.es.tl

jueves, 12 de abril de 2012

6. Me voy del facebook



Tengo cuarenta años y estoy harto de ti, amigo facebook. No soy un niño. Si cuelgo unas instantáneas de mi viaje al campo de Mauthausen o a la ciudad donde nació Hitler (parte de la beca Cajastur que gané en 2008)... NO QUIERO QUE EL FACEBOOK ME CENSURE UNA FOTO o dos o cinco, sin darme explicaciones y sin opción a réplica.

Tengo cuarenta años y estoy harto de que me obligues a cambiar el aspecto de mi perfil, de mis páginas, de que ME DES CONSEJOS SOBRE TODO COMO SI FUESE UN IMBÉCIL.

Tengo cuarenta años y si quiero contactar con una persona, o diez, o cincuenta... quiero contactar y punto. NO NECESITO UN PADRE QUE ME PROHIBA HACER AMIGOS UNA SEMANA PORQUE UN ALGORITMO SOSPECHA QUE SOY SPAM.

Tengo varias cuentas con seguidores de mis novelas. 5 en total, varias con centenares de fans. Era un lío tener que colgar las cosas 5 veces (6 contando mi cuenta) para que todo el mundo conociese algo que quería explicar (aparte que hay seguidores de varias novelas que les aparece una noticia duplicada o triplicada). Por ello mandé un mensaje pidiendo amistad a los que están en la primera de ellas (la de la novela DIARIO DE UNA ADOLESCENTE) para tenerlos todos en Cosnava. La idea era centralizar a todos mis amigos en un sólo lugar.

La respuesta del padre facebook ha sido rápida. Como algunas personas han decidido no aceptar la amistad (cosa lógica: yo acepto a quien me da la gana), el amigo facebook ha decidido que soy Spam y me ha bloqueado una semana sin hacer amigos; aparte de que durante horas no me dejaron entrar en mis cuentas y tuve que pasar diversos tests.

Eso ha colmado mi paciencia. Por ello me marcho del Facebook. Primero cerraré las cuentas de mis libros (avisando y una por mes para dar a la gente tiempo) y luego convertiré mi perfil Javier Cosnava en página de fans.

Será algo progresivo, pero DEFINITIVO. Con el correr de las semanas interactuaré menos en el facebook y finalmente sólo en Twitter. Cosnava en facebook será una página de fans, donde colgaré cosas de trabajo pero no interactuaré, no hablaré con nadie. Sólo en Twitter.

Y es que me voy al Twitter porque allí sigues a quien quieres y éste te sigue si le apetece. Si alguien se pone pesado le bloqueas y si a alguien no le gusta lo que posteas (o lo que sea) te bloquea a ti. Porque puedes colgar lo que quieras y (de momento) nadie me ha dicho nada. Sí, de acuerdo, el interfaz es peor, y lo de los 140 caracteres a veces te limita... pero, ex-amigo facebook, es que tengo cuarenta años y ESTOY HARTO DE QUE ME MANGONEES CON TU MORAL DERECHONA YANQUI, TUS PROHIBICIONES INFANTILES Y TU ÉTICA DE QUE BLOQUEO ANTE CUALQUIER QUEJA “PORQUE TODO EL MUNDO ES CULPABLE HASTA QUE SE DEMUESTRE LO CONTRARIO”.

Y si un día el Twitter se vuelve un mierda fascistoide como tú, me marcharé a otro lado. Porque tengo cuarenta años y no me da la gana que me mangonee un algoritmo. Demasiado nos mangonean, nos engañan y nos emprobrecen los políticos, la banca, la estupidez humana... para que un programa automático que ha creado un crío en Arkansas o en Chicago me elimine una foto o me diga que soy Spam.

Hasta ahí podríamos llegar.


COSNAVA: escritor cabreado y en breve tiempo en exclusiva en esta cuenta de Twitter: https://twitter.com/#!/Cosnava 




1936Z LA GUERRA CIVIL ZOMBI
(Noviembre 2012 SUMA DE LETRAS)

WEB:             www.cosnava.es.tl

miércoles, 4 de abril de 2012

5. Los abusos sexuales a Marilyn Monroe en un cuento de Cosnava y el libro Vintage 62



Poca gente sabe que Marilyn Monroe, cuando aún se llamaba Norma Jeane Baker y a la tierna edad de 9 y 12 años, sufrió dos agresiones sexuales. Los historiadores creen que la segunda llegó a ser completa (de forma eufemística y por respeto quería evitar el término “violación” pero es mejor llamar a las cosas por su nombre).


De resultas de todo ello, la pequeña Norma Jeane fue durante muchos años una niña retraída, tartamuda, acuciada por las pesadillas, de las que se despertaba chillando en medio de la noche, despertando a sus compañeras en el orfanato.


Sobre este asunto y siguiendo con el tema del maltrato a las mujeres que ya iniciara con mi novela “De los Demonios de la Mente” (Ilarion, 2009), he escrito un cuento llamado “La niña subida a su atalaya”. No se trata por supuesto de una relación pormenorizada de los abusos (que nadie necesita imaginar ni menos leer) sino más bien un relato onírico sobre una Marilyn antes de ser Marilyn perdida en una cárcel de dolor y rabia que los mayores han construido para encerrarla.

Esta historia va a salir a la venta en los próximos días en papel junto a otros cuentos o novelas cortas de otros once autores.

A continuación, la portada de este proyecto, que lleva el título de “Vintage 62”. En él no sólo encontraréis relatos sobre Marilyn sino sobre diversos iconos del arte, la cultura o la ciencia que murieron en el fatídico año 1962; gente como (entre otros) Charles Laughton, William Faulkner, Hermann Hesse, Tod Browning o Niels Bohr, uno de los padres de la bomba atómica.


Quiero agradecer la confianza depositada en el proyecto por Rodolfo Martínez, conocido escritor y propietario de la editorial Sportula.

Asimismo, destacar la labor de Alejandro Castroguer, coordinador del proyecto y buen amigo.

Por último, mandar un abrazo al resto de autores del libro, que han escrito unas historias maravillosas que, a día de hoy me estoy leyendo (sí, yo ya lo tengo en ebook) jajaja. En alguna entrada posterior hablaré de mis compañeros en este proyecto y de sus historias.

Para acabar, os dejo un pequeño fragmento del cuento “La Niña Subida a su Atalaya”.

            Norma Jeane besa a Gladys en la mejilla. Los mayores hace tiempo que le han puesto el sobrenombre de “ratón”. Parece que se debe a que nunca habla, salvo con niños de su edad, aunque ella no ve la relación del apodo con su silencio. Un trabajador del orfanato cree que la dificultad de Norma Jeane para comunicarse con adultos, así como el leve tartamudeo que ha comenzado a desarrollar, es producto del ataque del señor Kinnell, que nadie sabe hasta dónde llegó a forzarla. La pequeña está sufriendo mucho en el centro donde está recluida. Apenas duerme, tiene pesadillas de las que se incorpora de un salto, empujada por la adrenalina, con deseos de salir corriendo, huir lejos, a cualquier parte. Es un síndrome de adaptación ligado al estrés postraumático. Por desgracia, no es demasiado extraño verlo en víctimas de abusos sexuales.
            —¿Qué llevas tan bien recogidito bajo el brazo, Norma Jeane? ¿Un dibujo? ¡Vamos, ratón vergonzoso, enséñalo!
            Un campo yermo, sin un árbol ni una flor. Una niña muy rubia sentada al borde de un precipicio. Frente y sobre ella, un sol demasiado grande.
               —Muy bonito —dice Gladys, sonriendo.
            —¿Qué hace esa niña? —pregunta la amiga de mamá.
            Norma Jeane abre mucho los ojos y la contempla con desdén desde el fondo de sus pupilas azules. Se diría que está furiosa, pero vuelve a sonreír al instante. Algún día dejará de hacerlo, se promete. El día que se suba muy alto, hasta que brille más que las estrellas del firmamento. Allí, desde su atalaya, fingirá que no es ella misma, y será famosa, rutilante, perturbadora, deseada. Y se hará llamar Marilyn, añadiendo un apellido que suene bien en Hollywood, como Astaire, Crawford, Garland... esos nombres inventados que llevan los grandes del celuloide. ¿Tal vez Monroe, el apellido de soltera de su madre? Sí, Marilyn Monroe suena muy bien. Será, pues, Marilyn Monroe la que se suba a la cima del mundo, sirviéndose de su encanto, de la locura, de su atractivo, de su sexo, del odio y de una falta crónica de amor, para evadirse del cuerpo de Norma Jeane y abandonarse para siempre al sueño.


COSNAVA:
Escritor. 1936Z LA GUERRA CIVIL ZOMBI
(Noviembre 2012 SUMA DE LETRAS)

WEB:             www.cosnava.es.tl